Tanto si necesitas reblandecer los callos de tus pies o quieres darte un capricho un día, hacerte realizar un buen pedicure es la solución perfecta. Con algo de tiempo y un poco de esfuerzo, tendrás unos pies sedosos y unos dedos perfecta mente pintados que harán que todo el mundo te envidie.

1Reúne tus materiales:

Para una pedicure de calidad, necesitas algunos materiales básicos para preparar los pies. Coge un barreño y agua para remojarlos, corta uñas, lima de uñas, un palito de naranja para retirar las cutículas, un pulidor de uñas, una piedra pómez o cepillo de cerdas, un esmalte transparente o de base y el esmalte de color que prefieras. Otras opciones adicionales pueden ser sales de baño para perfumar tus pies, corta cutículas, aceite para cutículas y una crema con la que dar un masaje cuando termines.

2Quita cualquier resto de esmalte:

Aunque parezca obvio, quitar el esmalte que pudieras llevar en las uñas es uno de los primeros pasos más importantes para hacerte una buena pedicure. ¡Es difícil añadir otro color sobre uno que ya llevas! Usa quitaesmalte, asegurándote de llegar también a los bordes de las cutículas.

3Humedece tus pies:

Llena un barreño o palangana con agua caliente, y si quieres, una pizca de sales de baño o aceites. ¡Es el momento de sentarse y relajarse! Deja que se humedezcan tus pies durante 10 minutos; el agua caliente reblandecerá los callos endurecidos y limpiará la suciedad que se haya podido acumular. También ayudará a reblandecer las uñas y cutículas, lo que es extremadamente importante a la hora de preparar tus uñas para pintarlas.

4Corta y lima tus uñas:

Empieza por recortar tus uñas usando un cortaúñas para cortarlas lo suficiente y que se vea un poco de blanco en las puntas. La forma de la uña debe ser ligeramente cuadrada y siguiendo la línea natural de tus dedos. Utiliza una lima de uñas para limar los bordes que pueda haber dejado el cortaúñas y darles algo más de forma si lo prefieres.

  • Para realizar un buen pedicure, evita cortar tus uñas con una forma redondeada ya que puede hacer que se encarnen.
  • Si puedes, intenta limar tus uñas en la misma dirección para evitar descascarillar las capas y dañar tus uñas.

5Prepara tus cutículas:

Aunque este paso es opcional, puede ser de gran ayuda a la hora de hacer que tus pies estén mejor preparados para pintar las uñas. Usa un palito de naranja para echar hacia atrás suavemente la cutícula de cada uña. Si tienes un cortacutículas, corta con cuidado el exceso de piel que se crea con el paso del tiempo. Usa un poco de aceite de cutículas para dar un masaje cuando termines para hidratar un poco más la piel sensible.

Relacionado: Cómo hacer manicure paso a paso – Manicura paso a paso

6Pule las imperfecciones de las uñas:

Al realizar un buen pedicure, usa el pulidor de uñas para eliminar las rugosidades y bordes más duros de la capa superior de las uñas. Presta especial atención a los bordes que acabas de recortar o limar, ya que suele ser necesario biselar un poco estas zonas para «aplanar» las uñas, por así decirlo. Usa tu pulidor de uñas en la misma dirección, inclinándolo para cubrir todo el espacio de cada uña.

7Limpia y suaviza tu piel:

Es el momento de pasar al propio pie. Usa tu piedra pómez para eliminar las callosidades del talón y la almohadilla de tus pies. Puedes frotar con fuerza en estas zonas porque la piel es más gruesa y está acostumbrada al «dolor». Cuando elimines cualquier resto de piel seca o callosidad, puedes utilizar un cepillo de cerdas para limpiar todo el pie. Pasa el cepillo por entre los dedos y todo el puente del pie, añadiendo jabón si quieres limpiarlo un poco más.

Asegúrate de enjuagar completamente tus pies con un poco de agua después de frotarlos.

Para realizar un buen pedicure

Evita usar herramientas del tipo de los «ralladores de queso» en tus callos porque está demostrado que son peligrosos y pueden causar infecciones fúngicas (hongos).

8Termina la preparación para el esmalte:

Retira tus pies del barreño y vacíalo. Seca completamente tus pies, y si quieres, masajéalos con una crema. Si eliges hacer esto, usa un poco de quitaesmalte para limpiar de nuevo tus uñas ya que la crema puede impedir que se adhiera el esmalte.

9Aplica una capa base:

Utiliza un esmalte transparente como capa base protectora en todas tus uñas. Esto evitará que el esmalte amarillee tus uñas además de darle al esmalte de color una base sólida a la que adherirse.

10Aplica el color que prefieras:

Elige un esmalte de color y pinta cada una de tus uñas. Empieza por el centro de la uña cerca de la cutícula y da pasadas largas con el pincel hasta la punta de la uña para rellenarla con el color. Ve desde el centro hacia afuera hasta que pintes todas las uñas y utiliza una de tus uñas de las manos o un palito de naranja para quitar cualquier pizca de esmalte que haya caído sobre tu piel. Quizá necesites dos capas de esmalte para obtener una capa perfectamente opaca de color.

11Termina tus uñas:

Espera unos minutos para que se seque el esmalte y añade otra capa de esmalte transparente. Esto mantendrá el esmalte de color en su lugar y ayudará a que se dure más tiempo sin descascarillarse. Después protege tus pies durante 10-15 minutos hasta que el esmalte se seque completamente.

Comprueba con el dedo si el esmalte aún está pegajoso; cuando esté completamente suave al tacto y no se emborrone con la presión, ¡habrás terminado de realizar un buen pedicure! Ahora ve y enseña tus nuevos y bonitos dedos y disfruta de la suavidad de tus pies.

Puede interesarte: Tips para realizar una manicure y pedicure profesional en casa

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here